sábado, 20 de septiembre de 2014

Cada parte de mi cuerpo llora desde adentro y se pregunta mil cosas entre sí,  los oigo  y no pareciera escuchar a la maquina divina que coordina y funciona a la perfección,  pareciera una licuadora vieja haciendo ruidos,  machacando todo lo que soy,  sin dejar  ni una piecesita entera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada